Mictlán

¿Cuánto sabes sobre el Mictlán? 

El Día de Muertos ha culminado, podremos recordar esta bella tradición hasta el próximo año, las almas ya han partido hacia el Mictlán, pero ¿qué sabes sobre este lugar? 

Quédate en El Ranking y descubre 5 curiosidades sobre el Mictlán. 

¡Hora de rankear!

5 curiosidades sobre el Mictlán 

¿Qué es el Mictlán? 

El Mictlán, significa “Lugar de los muertos”, es el noveno piso del inframundo y es a donde las almas llegaban al morir, pero ojo, porque no todos llegaban a este lugar, era solo para aquellas personas que no morían en sacrificios o en la guerra.

En las culturas prehispánicas la muerte era abrazada con respeto y no había razón para que existiera temor. 

Los dioses del Mictlán

Huitzilopochtli y Quetzalcóatl fueron los responsables de dar vida a los dioses del Mictlán, ellos creían que para valorar la vida, era necesaria la muerte y así Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, señor y señora de la muerte, fueron nombrados los protectores de las almas. 

El Itzcuintlan 

Es el primer nivel para llegar al Mictlán. Se dice que aquí encontramos el río Chiconahuapan, este solo puede ser cruzado con la ayuda de un Xoloitzcuintle

Pero si en vida maltrataste a algún perro o animal, no serás digno de recibir su ayuda y vagaras a orillas del río por toda la eternidad. Y si crees que aun así puedes cruzar solo, deberás cuidarte de Xochitonal, la iguana gigante de color azul que se encarga de las almas sin compañía. 

Y ese solo es el primer nivel.

9 niveles 

Si pensaste que la vida terrenal era cansada, es porque todavía no nos toca cruzar al otro lado, en donde debemos atravesar por 9 niveles, mismos que van descendiendo de manera vertical en el espacio y el tiempo. 

Ya sabemos qué nos espera en el primer nivel, pero ¿y los otros 8? 

Tepectli Monamictlan: es el segundo nivel y consiste en cruzar en el momento preciso justo en medio de 2 grandes cerros que chocan entre sí de manera constante. 

Iztepetl: siguiendo con los cerros llegamos al tercer nivel, a un cerro cubierto de obsidiana que te desgarra al cruzar. 

Itzehecayan: el aliado de este lugar es el viento, que nos descubrirá de nuestras prendas y pertenencias. 

Paniecatacoyan: el nivel en donde no existe la gravedad y terminas de perder lo poco que conservabas del mundo de los vivos. 

Timiminaloayan: una vez que solo somos una alma desnuda tenemos frente a nosotros un bosque sin gravedad, en donde las flechas perdidas vuelan a través del camino. 

Tecoyohuehaloyan: ¿estás listo para quedarte sin corazón? Cuenta la leyenda que en este nivel se encuentran los jaguares del dios Tepeyollotl, mismos que abren tu pecho y se comen tu corazón. 

Izmictlan Apochcalolca: la penúltima parada es atravesar un salvaje río de aguas negras.

Mictlán: todavía no has terminado tu misión, antes del descanso eterno debes cruzar los 9 estados de la consciencia en el río Apanohuacalula. 

Las aguas de este río te ayudan a estar en paz con la vida que tuviste y elevarte a un nivel superior, para que seas digno de entrar. 

Al finalizar tu viaje, los dioses del Mictlán estarán para recibirte. 

“Han terminado tus penas, vete pues, a dormir tu sueño mortal” 

Un camino de 4 años 

¿Pensaste que estos niveles podían pasarse en una semana? ¡Oh sorpresa! El camino al descanso eterno tiene una duración de 4 años. 

¿Por qué? Para los mexicas la muerte no es súbita, es una transformación gradual.

4 años es el tiempo en el que un cuerpo tarda en descomponerse. En las culturas prehispánicas se acostumbraba mantener los cuerpos de los fallecidos cerca hasta convertirse en huesos, era una señal de que el alma había llegado a su destino. 

¿Qué sabes sobre el Mictlán? Dímelo en los comentarios y síguenos en Facebook e Instagram

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí